¿QUÉ ES EL BLOCKCHAIN Y POR QUÉ NO DEJAS DE OÍR HABLAR DE ÉL?

En este post vamos a intentar que comprendas este nuevo concepto, que “promete” revolucionar no solo la economía, sino multitud de aspectos de nuestra vida. El Blockchain (BC) o Cadena de bloques nació hace 8 años como infraestructura tecnológica sobre las que sustentar las famosas “criptomonedas” (el ejemplo más recurrente es el Bitcoin). Gracias a esta infraestructura (BC), el Bitcoin presenta todos los beneficios de los que gran parte de la sociedad se ha hecho eco, ya que es el BC, lo que posibilita la seguridad, transparencia, incorruptibilidad, bajo coste operacional, y demás virtudes inherentes al Bitcoin.

Internet ha supuesto un cambio radical en nuestras vidas, pero a pesar de todos los avances que ha posibilitado, el problema de certificar nuestra identidad en la red mediante la implicación de terceros aún persiste, …o ¿no? Es posible que con la llegada del blockchain, este problema haya tocado a su fin. Esta nueva tecnología, no solo es aplicable al ámbito económico, aunque es donde más “luce”, un ejemplo, que probablemente dará mucho que hablar debido a la reciente entrada del nuevo RGPD (del que ya os hablamos aquí), es la gestión de identidades. Gracias a esta tecnología se podrá crear una identidad digital independiente y a prueba de manipulación. Así que, es probable que pronto reemplacemos los nombres de usuario y contraseñas por algo similar a un ID basado en el BC. Otros ejemplos de su posible aplicación serían; registros de todo tipo, ejecución de contratos, servicios de notaría, sanidad y seguridad social, alquiler de propiedades, voto online, y un largo etcétera.

¿ADIOS BANCOS, HOLA ‘CADENA DE BLOQUES’?

Para que puedas obtener una visión práctica y que le “pongas cara” al Blockchain, hemos decidido profundizar un poco más en su ámbito recurrente, el económico. Sí aplicamos el Blockchain a nuestra “rutina económica diaria”, la “Cadena de Bloques”, no es otra cosa que un “eliminador” de intermediarios. Estos intermediarios, como pueden ser los bancos en la vida cotidiana, o las plataformas de pago (Ej. PayPal) en internet, son ‘el pan nuestro de cada día’ y hasta ahora no había posibilidad alguna de prescindir de ellos. El principal inconveniente de dichos intermediarios no es su función, sino la contraprestación que toman a cambio, ya que limitan tu privacidad, quedándose tus datos y comerciando con ellos, además de cobrarte comisiones en numerosas ocasiones..

¿Esto qué quiere decir?, muy sencillo, que permite transferir datos digitales de forma inmediata, transparente y totalmente segura sin necesidad de intermediarios, lo que como indicamos en el 2º párrafo, hasta ahora era una quimera. A fin de que comprendas mejor que es y cómo funciona, vamos a plantear un ejemplo en el que compararemos una transacción convencional con una “transacción blockchain” mostrando las diferencias entre ambas;

EJEMPLO PRÁCTICO

TRANSACCIÓN CONVENCIONAL

Supongamos Juan envía 3000 € a Paco y que la operación se realiza a través de un banco común, el cual, actúa como intermediario y transfiriere los 3000 € de la cuenta de Juan a la de Paco. En el procedimiento el banco de Juan le resta los 3000 € de su cuenta, mientras que el banco de Paco añade 3000 € a la de éste, todo ello con sus respectivas comisiones.

En este caso, ninguno de los dos implicados, ni Juan ni Paco, tiene control alguno en el proceso, y son los bancos los que disponen de toda la información (limitando la privacidad de los individuos como comentamos anteriormente). Es decir, ambos están en manos de esos bancos, dependiendo de sus condiciones y como no, de sus comisiones.

Aquí, entra en escena el BC, la Cadena de Bloques desvincula toda la operación, y le otorga el control absoluto al usuario, erigiéndose como un enorme libro de cuentas con miles de registros (bloques) enlazados y cifrados que se registran y se validan entre sí, garantizando la seguridad y privacidad de las transacciones y eliminando a su vez a los intermediarios. Una vez que la información queda registrada, no se puede borrar (con lo que también se combate el fraude), solo se puede registrar nueva información.

¿Seguro que has oído hablar de bitcoins? ¿Verdad?…

‘TRANSACCIÓN BLOCKCHAIN’

Bien, la transacción anterior es muy común en nuestra vida cotidiana, así que podríamos decir que ahora viene el ‘meollo’ de la cuestión; En este caso Juan querrá enviarle una cantidad en criptomonedas a Paco, por ejemplo, 5 Bitcoins. Este proceso es aparentemente sencillo, pero requiere de la implicación de más personas. ¿Cómo?, pues en este caso Juan y Paco serán integrantes de un enorme conjunto de usuarios que verifican que todo el proceso se realiza de forma correcta.

En el ejemplo planteado, Juan tiene intención de retirar 5 Bitcoins de su cuenta para enviárselos a Paco, pero primero deberá ‘avisar’ a ese enorme grupo de usuarios, que mencionábamos antes, para que dichos usuarios comprueben que todo está correcto, es decir, que en la cartera de origen hay suficiente dinero para poder destinarlo a la cartera de destino. En caso afirmativo, todos los usuarios ‘anotan’ dicha transacción y esta pasa a completarse y a formar parte de la cadena de bloques. Todo ello preservando la privacidad de los sujetos involucrados, ya que en esta enorme ‘base de datos’ nadie conoce ni a Paco ni a Juan. Un resumen muy básico seria decir que, la veracidad de esta información se basa en el consenso, ya que, si todos los usuarios tienen la misma información sobre dicha transacción, esta es verdadera.

El proceso, sin embargo, no ha terminado. Una vez concluida esta operación, ha de sellarse o validarse, a través de la llamada “minería”, donde el conjunto de usuarios realiza una serie de cálculos complejos, en el que se busca crear un bloque válido, en el que se alcanza el consenso, al que antes nos referíamos, y pase a formar parte de la Cadena de Bloques. Estos usuarios o “mineros” compiten entre sí (normalmente por grupos) para ser los primeros en cuadrar o “sellar” bloques válidos, a su vez son recompensados por ello, con un “sueldo” a base de bitcoins.

Gracias a este proceso, se consigue una irreversibilidad de las transacciones, impidiendo que nadie amañe el sistema, pudiendo generar fraudes para su propio beneficio. De esta forma se imposibilita alterar el ‘libro de cuentas’, impidiendo desviar bitcoins sin que el resto de usuarios lo sepa.

Por otra parte, a pesar de que todas las cadenas de bloques respeten la confidencialidad de los usuarios implicados, la información contenida en las mismas es de orden público, permitiendo un control y una transparencia de todas las transacciones. Continuando con el ejemplo, podemos saber el recorrido que han seguido los 5 Bitcoins de la cartera de Juan a la de Paco, preservando el anonimato de ambos.

Aclarar, que no solo existe una única cadena de bloques, hay multitud, las cuales pueden ser tanto de carácter público (Ej. Bitcoin) donde puede entrar quien quiera, como privado, en las que el acceso está restringido por los usuarios.

Estas son solo algunas pinceladas sobre una tecnología, en la que todo apunta que ha llegado para quedarse, aunque podemos decir que aún está ‘en pañales’. Permanece atento a nuestro Blog si quieres estar al tanto de todas las novedades al respecto.

 
C/ Julia Morros, 1, Of. 109 – 115 · León (24009) C/ Ayala 14, 1ª Planta (Esquina Serrano) · Madrid (28001)
Pagina web: www.leasba.com Teléfonos:987 263 832
E-mail: leasba@leasba.com987 263 047
 

Etiquetas:, , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para permitir el acceso y mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leasba