Cualquier periodo de cambio exige un momento de adaptación, donde en ocasiones se suceden instantes de confusión y temor hasta que finalmente llega la aceptación. En tales casos proliferan como una plaga personas que tratan de ‘sacar tajada’ a costa del mal ajeno. La entrada en aplicación del nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos no ha sido excepción para todos estos oportunistas.

 

 

EL CAMBIO

El cambio que se busca con el RGPD es, en parte, revertir la situación actual en la que los consumidores ‘regalan’ sus datos a las empresas, las cuales los utilizan para fines publicitarios y comerciales, o cosas aún peores, como vimos recientemente en el escándalo de Facebook y Cambridge Analytica.

Por situaciones como estas, el RGPD quiere dotar de un mayor poder a los usuarios con respecto a sus datos, ‘devolviéndoles’ la potestad para decidir sobre ellos o incluso, la posibilidad de borrarlos permanentemente entre muchas otras. Indudablemente, esto afecta en mayor o menor medida a prácticamente todas las empresas. La situación se agrava cuando muchas de estas empresas desconocen que también les afecta, ya que no sólo las organizaciones que realizan contactos masivos o cuentan con amplias bases de datos son las únicas afectadas. Un ejemplo muy claro del rango de impacto de esta nueva normativa son las nóminas. Cualquier empresa que gestione algo tan corriente como una nómina se verá afectada por el RGPD.

LA DIFICULTAD DE ADAPTACIÓN

La adaptación a este cambio no está siendo sencilla, ya que el tratamiento de datos por parte de las empresas hoy en día es una constante, y se torna indispensable a la hora de mantener cualquier tipo de relaciones comerciales. Es aquí donde llegan esos momentos de confusión y temor, a los que nos referimos al principio. En el momento en el que una empresa se da cuenta de que no puede utilizar sus registros, o al menos no de la misma forma, lo cual pone en serios apuros el cumplimiento de sus objetivos y la obtención de beneficios, entra en un estado de pánico. Lo que parecía sencillo, al final no lo es tanto, y requería de cierto tiempo, muchos trámites y sobre todo asesoramiento profesional. Todo ello aunado a las poco desdeñables sanciones (hasta 20 millones de euros o el 4% del volumen de negocio total anual), ha hecho temblar los cimientos de muchas organizaciones.

Es aquí, donde al igual que en los documentales sobre la sabana africana, aparecen los buitres y comienzan a revolotear por encima del moribundo. Por desgracia, bastantes empresas y profesionales que se dicen “especialistas en datos personales”, engañan a las empresas y organizaciones, prometiéndoles el ‘oro y el moro’ gracias a una serie de servicios que les permitirán adaptarse al nuevo RGPD presupuestados bajo la mínima expresión. Nada más lejos de la realidad. Se están vendiendo ‘parches’ a “tres euros” que propician situaciones en las que las empresas creen estar cumpliendo con la normativa, cuando en realidad no lo están haciendo, poniendo en riesgo su propia supervivencia. En otras ocasiones, el extremo es el opuesto, y a raíz de estos pésimos servicios, las empresas reducen en extremo su base de datos limitando su actividad comercial casi por completo, ‘destruyendo’ su cartera de contactos, y perdiendo de un plumazo multitud de clientes por el temor infundado de estar actuando en la ilegalidad.

Estos falsos ‘profesionales’, que nunca han ejercido esta especialidad, son atraídos por el ‘dinero fácil’ que propicia esta situación, convirtiéndose en verdaderos ‘piratas’ del RGPD que, como todo buen pirata que se precie, practican el ‘pillaje’ y el ‘saqueo’ de empresas condicionadas por el temor y el desconocimiento generalizado que envuelve esta nueva normativa. Todo esto unido al escaso margen de tiempo y la consigna del ‘bueno, bonito, barato’ propicia en numerosas ocasiones, desenlaces fatídicos para estas organizaciones, y es que como se suele decir… “nadie da duros a cuatro pesetas”.

Es triste contemplar presupuestos de adaptación al RGPD dirigidos a la misma empresa con diferencias económicas abismales. La adecuación al RGPD, si se quiere hacer con rigor, no se lleva a cabo en diez minutos y, en consecuencia, el tiempo que se invierte en el servicio prestado no puede presupuestarse en modo “Barataria” como muchos, desgraciadamente, están haciendo. Recordemos que ya no sirve la simple elaboración de un documento de seguridad hecho en serie para guardar en un cajón y subir cuatro archivos al registro de la Agencia Española de Protección de Datos, entre otras cosas, porque han desaparecido estas obligaciones y, algunos, las siguen reflejando en sus presupuestos. Así, claro que pueden ser sumamente baratos, pero el servicio que están prestando es de película de terror. Habrá que esperar a que el RGPD comience a rodar, que las sanciones empiecen a imponerse y que sacar unos papeles de un cajón cuando nos requieran demostrar el cumplimiento no sirve absolutamente de nada.

LA ACEPTACIÓN

Sí quieres evitar este tipo de sorpresas tan desagradables, no te fíes de ‘copia y pega’ baratos y parches de última hora. Confía en profesionales que dispongan de la experiencia suficiente en este ámbito y que cuenten con soluciones especializadas en su cartera de negocios. Asegúrate de poner el futuro de tu empresa en manos cualificadas, con la capacidad de realizar una auditoría completa de tus datos, determinando cuales de estos son válidos y cuáles no. Exige un servicio de calidad que te permita definir e implementar una infraestructura, capacitada para el correcto tratamiento de tus datos actuales, y que facilite la futura captación y procesamiento de los mismos. Dale la importancia que requiere a conseguir una correcta aceptación del cambio que ha supuesto el RGPD y no pongas en riesgo la actividad de tu empresa.

Si crees que necesitas un mayor conocimiento de la situación, o que tu empresa puede estar en riesgo de incumplir esta normativa, el próximo martes 19 de junio, Leasba organiza en INCIBE una jornada informativa sobre el RGPD. Puedes inscribirte aquí mismo de forma totalmente gratuita.


INSCRÍBETE

 

C/ Julia Morros, 1, Of. 109 – 115 · León (24009) C/ Ayala 14, 1ª Planta (Esquina Serrano) · Madrid (28001)
Pagina web: www.leasba.com Teléfonos: 987 263 832
E-mail: leasba@leasba.com 987 263 047

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes un proyecto en mente? Cuéntanoslo

Transformamos tus preocupaciones en nuevas oportunidades

Contacto
close slider
Contacta con nosotros
Llámanos: 987 263 832
  987 263 047